Blogia
Bitácora en la Ciudad

Miranfú.

Miranfú.

“No había leído todavía el papelito que le dio miss Lunatic. Le había dicho que lo leyera en la cama. Pero a saber dónde acabaría ella durmiendo esa noche. Así que se sentó en el suelo y lo sacó de la bolsa. Era un papel color malva, pero mucho más grande que el que sacó el día de su cumpleaños del pastelito que le pusieron de postre en el chino, donde decía que mejor se está solo que mal acompañado. Se quedó unos instantes paralizada. ¡Ayer! ¿Pero su cumpleaños había sido ayer? Bueno, resultaba increíble.

“Mejor no pensar en ello. Desplegó el mensaje y lo leyó a la luz de su linternita. Decía:

No te hice ni celestial ni terrenal,
ni mortal ni inmortal, con el fin de
que fueras libre y soberano artífice
de ti mismo, de acuerdo con tu designio.”

“Y debajo ponía entre paréntesis: (Pico della Mirándola, Juan—. Filósofo renacentista italiano, aficionado a la magia natural. Murió a los 31 años.)

“Metió la moneda en la ranura, dijo: «¡Miranfú!», se descorrió la tapa de la alcantarilla y Sara, extendiendo los brazos, se arrojó al pasadizo, sorbida inmediatamente por una corriente de aire templado que la llevaba a la Libertad.”

(”Caperucita en Manhattan”, de Carmen Martín Gaite)

Nota; " La niña que quería ir a visitar a su abuela y por las noches miraba las estrellas y pensaba su palabra inventada, Miranfú, que para ella significaba que algo bueno iba a pasar si lo decía"

Palabras inventadas, cielo, niña, abuela, ... ¡¡MIRANFÚ!!, Gracias

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Montse -

Graias Teresa, una buena lectura.
beso

teresa aguilar iglesia -

Me gustó mucho esta entrada. Un beso.

Montse -

Gracias a ti por asomarte, un saludo.

Verónica -

Es un disfrute visitar este hermoso blogs. Gracias
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres